El 13 de marzo de este año, la familia del boxeo recibió duras noticias casi imposibles de creer, el legendario Marvelous Marvin Hagler, uno de los mejores pesos medianos en la historia del deporte, falleció inesperadamente. < br>
Honrando y respetando lo que hubiera querido, su hermosa compañera de vida, Kay, nos informó que la familia no estaba pensando en organizar un funeral… “Marvin odiaba los funerales” 4 palabras que describen perfectamente al gran Hagler .

Un hombre duro, capaz de entrenar y correr con botas de trabajo bajo una fuerte nevada, un campeón dispuesto a enfrentarse a cualquiera, en cualquier lugar… Un luchador imponente que causó terror en sus oponentes y extraños , pero al mismo tiempo un ser humano hilarante, noble y cariñoso.

El legado de Hagler dentro del ring es inmenso, aunque a menudo solo consideramos la espectacular guerra que libró contra Thomas Hearns, y ¿Cómo no podríamos? Incluso la primera ronda de esa pelea es considerada por muchos como la mejor ronda de boxeo de todos los tiempos.

Algo que también describe mucho a Hagler es su historial profesional y no me refiero al frío análisis de sus impresionantes números: 62 victorias con 52 KO's, 3 derrotas y 2 empates. Lo que descubrimos en sus números es la búsqueda constante de la perfección, la intencionalidad de aprender, de levantarse y trabajar para construir su mejor versión posible.

Su primer empate fue contra Sugar Ray Seales el 26 de noviembre de 1974, cinco años después, vengó ese resultado. Su segundo empate fue en su primera pelea por el título cuando desafió al campeón Vito Antuofermo. Hagler se reagrupó, ganó la corona y defendió con éxito sus títulos contra Vito despachándolo en 3 rondas.

Su primera derrota fue ante Bobby Watts por decisión mayoritaria en 1976, cuatro años después noqueó lo eliminó en solo 2 rondas. Ese mismo año y dos meses después de ser derrotado por Watts, Willie Monroe también lo derrotó. Once meses después se vengó y lo derrotó por nocaut técnico en el duodécimo asalto.

Mavin peleó de 1973 a 1987. Fue el campeón indiscutible de peso mediano de 1980 a 1987, tuvo doce victorias defensas. Su porcentaje de KO como campeón indiscutido fue del 78 por ciento.

Se enfrentó y derrotó a luchadores como Fulgencio Obelmejias, Roberto Durán, Thomas Hearns, John Mugabi, Mustafa Hamsho, entre muchos otros. Durante sus catorce años de carrera, luchó en promedio 5 veces al año. Viajó a Reino Unido, Mónaco, Canadá, Italia y Alemania para enfrentarse a los mejores rivales. La única derrota que no pudo vengar fue contra Sugar Ray Leonard e incluso hoy en día, muchos fanáticos creen que se merecía otro resultado.

La partida de Hagler conmocionó al mundo del boxeo; Sin embargo, estamos seguros que sus recuerdos se conservarán ya que recordamos no solo sus grandes momentos dentro del ring sino también sus ganas de vivir la vida, sino sobre todo, las formas en las que decidió vivir, siempre yendo hacia adelante buscando el KO. sin importar el tamaño, la fuerza o la habilidad del oponente.

Hagler odiaba los funerales, así que la mejor manera de honrar su memoria es recordarlo con afecto y alegría por los simples razón de haber tenido el privilegio de coincidir en tiempo y espacio con el mejor peso mediano de todos los tiempos.

Siempre estarás en nuestro corazón y en nuestra mente, Maravilloso.