Por Pepe Havok.

Cuando Floyd Mayweather Jr. se retiró había ganado más dinero que cualquier otro boxeador en la historia del boxeo y nos preguntamos: ¿Cómo lo hizo? Personalmente, soy un fanático de Floyd porque creo que podría ser el mejor boxeador defensivo de todos los tiempos, y aunque esa es una de las razones por las que a muchas personas no les gustaba, su estilo demostró ser impecable en 50 ocasiones.

Mientras reflexionaba sobre el tema, hice una lluvia de ideas y me di cuenta de que él comenzó su carrera con el entendimiento de que Estados Unidos y México están profundamente involucrados en el boxeo. Mayweather supo aprovechar esto y, incluso en su última etapa como boxeador, se convirtió en superestrella y socio habitual del MGM Grand, y luchó en los días especiales para México (16 de septiembre y 5 de mayo)
< br> “Money” tenía un excelente equipo que lo ayudó a decidir con quién pelearía, superó los diferentes estilos de sus rivales y salió victorioso.

Los dos principales activos para el marketing fueron repetir que derrotó a más de 20 campeones del mundo y el hecho de que 50 luchadores lo intentaron y 50 fallaron. CERO peleadores lo derrotaron.

Después de Mayweather, el público, los promotores y los boxeadores prestaron más atención a los récords invictos, y por eso, muchas de las mejores peleas no estaban sucediendo. Los boxeadores no quieren perder el “cero todopoderoso” por temor a que esto signifique menos carteras y que, en el futuro, no se les considere dignos de pelear contra los que tienen una mejor posición en el ranking. No estoy de acuerdo con esta dinámica.

Los fanáticos quieren ver peleas entretenidas, ver a los luchadores que lo dan todo dentro del ring; no quieren verlos protegiendo sus récords de las grandes peleas.

Los buenos luchadores deben ser reconocidos independientemente de sus pérdidas. Todos disfrutamos viendo a Shawn Porter, Vasiliy Lomachenko, Miguel Berchelt, Delfine Persoon o Leo Santa Cruz, por ejemplo. Ojalá estos personajes obtuvieran más crédito por sus peleas y que el fan entienda que estar invicto no significa el final de una carrera en este deporte.

Finalmente, aplaudo a los Cuatro Reyes de la división de peso súper mosca: Juan Francisco “Gallo” Estrada, Román “Chocolatito” González, Srisaket Sor Rungvisai y Carlos “Principe” Cuadras, ya que se han mostrado dispuestos a enfrentar a los mejores de su división sin importar las derrotas. Prácticamente todos los combates entre ellos han sido nominados a Pelea del año, por lo que han demostrado el valor de un campeonato del CMB y de lo que realmente están hechos sus corazones.



Descargo de responsabilidad: las opiniones expresadas por los "columnistas" en los artículos son responsabilidad exclusiva de los autores y no reflejan necesariamente los puntos de vista del WBC.